Inicio Bernardo Elenes Habas Víctor Barrón, forjador de campeones.-

Víctor Barrón, forjador de campeones.-

40
0
Bernardo Elenes Habas

Víctor Barrón, forjador de campeones.- Crónicas para la historia (No. 141).- Murió ayer, martes 2 de junio, un entrenador de boxeo fuera de serie en Cajeme, quien condujo al campeonato mundial de peso pluma al “Siri” Salido. 

Bernardo Elenes Habas

Víctor Barrón Montañez, El Chino, era parte del Cajeme romántico y sencillo que despuntaba a la vida, cuando los vientos de abril formaban grandes remolinos entre los solares baldíos de la incipiente ciudad, cabecera del Municipio.

Vícor Barrón 2

Inquieto, inteligente, amiguero, servicial. Enamorado desde su niñez del boxeo, al que dedicó su vida, intentando primero ser boxeador bajo la tutela del legendario Nicolás Mariscal Páez, Kid Yale. Y, luego, trasmitiendo sus conocimientos del viril deporte a muchachos como él, hasta convertirse, con el tiempo, sus experiencias y tareas de investigación, en forjador de campeones.

Pero Víctor, también era amigo de trovadores, periodistas, poetas.

En los mejores tiempos de Diario del Yaqui, cuando don Jesús Corral Ruiz llevaba el timón de su barca de tinta y papel, yo lo veía entrar a la oficina del director y enfrascarse en largas pláticas salpicadas con sonoras carcajadas cuando surgían las anécdotas chispeantes, que solamente suelen darse entre dos amigos. Charlas a las que se sumaba Rogelio Barraza, uno de los periodistas más completos que ha dado Sonora en disciplinas deportivas, pero también dominador de la información general, política, agrícola, económica.

Ayer, martes 2 de junio, a los 85 años de edad, murió Víctor, víctima de ese asesino implacable en que se ha convertido el Covid-19.

Por la calle Sinaloa, casi esquina con Galeana, tuvo por muchos años su gimnasio “Nuevos valores, la casa de los campeones”, espacio donde Orlando “El Siri” Salido, comenzó a construir bajo la tutela de Víctor, los cimientos de su aprendizaje, con los que llegó a convertirse en campeón del mundo en peso pluma.

En ese mismo establo de pugilistas se entrenaban también personajes como Fernando García Cárcamo, Ricardo Campillo, Jaime Montaño y contaba, siempre  con la asistencia de Armando Castro.

Don Jesús Corral Ruiz solía mencionar en sus columnas a Víctor, involucrándolo a modo de broma en sus textos, cuando hacía referencia a las fuertes crisis económicas por las que atravesaba el país en la época del presidente José López Portillo y la devaluación del peso frente al dólar, “algo que seguramente debe tener muy preocupado a mi compadre Chino Barrón”, escribía el autor de Poste Restante, e incluso lo convertía en tema, también, de los breves y picarescos comentarios de su “Tarjeta Postal”.

Algunos fines de año del 2010, 2011, 2012, convivíamos en la casa de José Meraz Aguirre, Víctor Barrón, Cuauhtémoc Meraz, Ramón Iñiguez Franco y Cesáreo Pándura Talamante, donde el bacanora hacia brotar la flor de la poesía, la que Barrón Montañez disfrutaba en el otro ring, el de la sensibilidad, capacidad de asombro e ideas.

Descansa en paz, Amigo.