Inicio Hector Alejandro de Anda Cortez Riqueza y satisfacción medible

Riqueza y satisfacción medible

229
0

 Alejandro de Anda

LO CLARO. El uso de la tecnología para el movimiento, es la base de la evolución.

Las energías en México cuentan con zonas específicas para detonar de manera positiva su generación. En el pasado reciente sólo se reconocía la zona de la ventosa en el istmo en Oaxaca donde los vientos predominantes facultaban a la energía eólica.

Hoy existen muchos puntos aprovechables y es uno de los temas que se tratan en la exposición dirigida por vía zoom y YouTube por parte de la experta Dra. Yolanda Villegas en la Conferencia “Panorama del Sector Energético en México y Tamaulipas” presentada por la Universidad Autónoma de Tamaulipas UAT.

Transferencias de Tecnología, políticas de gas natural, economía circular y el uso de recursos renovables ante el gas y petróleo fueron temas de gran interés.

LO OSCURO. La encomienda de hacer análisis del entorno, conlleva la alta responsabilidad de encontrar puntos de acuerdo y desacuerdo respecto de la vida pública. No de favorecer con el elogio ni el culto a la personalidad a quien nos gobierna.

De ahí, tomamos datos ‘raros’ que nos hacen pensar que muchos gobernantes hacen ‘abuso’ del uso de la palabra y no sólo no consiguen el fin buscado respecto de la aplicación de políticas públicas, sino que dan pie a batallas que no encuentran buen fin.

Entre las ‘perlas’ de ese atentado continuo en los micrófonos, encontramos al secretario de turismo federal en la actual administración.

Tuvo la chispa de señalar a la administración federal anterior, la de Peña.

En un tweet, Miguel Torruco sostiene una cita muy famosa “Robert Lasing, secretario de Edo norteamericano (con W.Wilson)”México es un país extraordinario, fácil de dominar porque basta con controlar a un solo hombre: el presidente” y remataba “Cualquier parecido con el pasado reciente es mera coincidencia”. Sin recato lo publicó el secretario…

También el jefe de la nación; quizá en el afán de hacer sencillas las explicaciones y derivado de tanta presencia mediática –como son las mañaneras- abona en el mismo sentido.

 (Sic) “Mueren más mexicanos por violencia e inseguridad que por coronavirus”. Los dos autogoles que él enfatiza, señalan quizá que hay un buen manejo del virus… o quizá es un reconocimiento a la presencia de fuerzas violentas. En fin.

El caso lo referimos en base a la medición de la pobreza o riqueza. En los países ricos se mide la riqueza. Nosotros medimos otras cosas.

Dijo en una mañanera el presidente López Obrador “El PIB, esos términos ya también deben entran en desuso. Los datos del PIB no me importan mucho”.

Simón Kuznets fue un economista norteamericano que en 1934 inventó herramientas que le permitieran aglutinar en una sola unidad de medida, cuánto costaba un país en un momento determinado.

Sumando todo lo que produce en bienes y servicios. A ese indicador le llamó Producto Interno Bruto PIB.

Sin embargo esa unidad podría ser un auxiliar métrico del desarrollo de cualquier economía pero no significa su medidor de riqueza y/o pobreza.

Imagine que usted y su familia de 7 integrantes, vive en una comunidad solamente acompañados de otra familia, la mía, de 6 personas.

En esa comarca se establece la Coca Cola.

Y de nuestras dos casas, sólo usted y yo tenemos trabajos remunerados de forma legal. Y en cada familia hay una persona que se encarga del aseo –pagada- y coincidentemente en ambas hay dos repartidores tipo bici-uber.

Sólo usted y yo aportamos al PIB y se nos suma la riqueza de Coca Cola.

El resultado de nuestro pueblo –mentira total- es que vivimos en una comunidad altamente próspera y somos ricos donde únicamente dos personas aportamos.

Existe otra medición que se llama índice de desarrollo humano IDH que en contraparte sumará no solamente las aportaciones económicas por individuo; su pago de impuestos, su externalidad (respecto a la calidad del medio ambiente) sino que agregará a esa medición la educación y salud que agregados al económico, efectivamente demostrará si se eleva su calidad de vida de un año al siguiente.

Quizá la forma de comunicar estribe la diferencia. El gobierno le ha llamado a esta medición ‘bienestar’ y debería encontrar eco en la sociedad, pues es el fin que todos anhelamos. Además de riqueza.

COLOFÓN: Ya en muchos países se toma referencia del Desarrollo humano como base de crecimiento como país. Quizá si Bartlett nos asesore, la alcanzaríamos en este sexenio.   

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro