Inicio Samuel Valenzuela Como anillo al dedo

Como anillo al dedo

105
0

De acuerdo a modelos prospectados por expertos y de acuerdo a la tendencia de la expansión del coronavirus en Sonora, podríamos estar frente a un escenario de entre seis mil 400 y 60 mil personas infectadas, que con una tasa de mortalidad del tres por ciento, dejaría entre 201 y mil 600 difuntos.

Todo en función de que se asuman o no se asuman medidas de distanciamiento social y que en efecto, nuestro sistema de salud tenga capacidad para mantener esa tasa de letalidad, porque si es como en Italia o España, las fatalidades serían mucho mayores y por eso es entendible la vehemencia y hasta la angustia que se advierten en las convocatorias de QUÉDATE EN CASA.

Y no se trata de cálculos nuestros, si no que fueron dados a conocer por el director de Prevención y Promoción a la Salud, Gerardo Álvarez Hernández, producto del trabajo estadístico y de comportamiento de epidemias de científicos de la Universidad de Sonora, con la colaboración de otras instituciones de educación superior y de investigación.

Nuestras matemáticas no nos dan como para llevar las prospectivas sonorenses al terreno de lo nacional, pero sin duda arrojarían datos catastróficos en los que se implica la salud y vida de miles de mexicanos, que a pesar de toques de queda y cuarentenas, aún no les cae el veinte e insisten en la socialización multitudinaria.

Gerardo Alvarez

Ante ese inquietante escenario tan cercano, causa estupefacción y asombro la cruda y pragmática confesión del presidente Andrés Manuel López Obrador respecto a que esta crisis histórica de la nación, le queda como anillo al dedo, expresión que deja ver otra vez su falta de empatía, irresponsabilidad y su alto grado de estupidez, que se conjuga ahora con un oportunismo criminal.

Considerar que las preocupaciones de la gente; el temor de la gente, la vida y la salud de la gente y el dolor que derivan de la postración y eventual muerte de personas, son como anillo al dedo para mantener su fantasmagórico nuevo proyecto de nación y pintan de cuerpo entero a un presidente afectado por alguna enfermedad neurodegenerativa.

La mezquindad y falta de empatía de López se resume en su advertencia respecto a que la actual crisis sanitaria y sus consecuencias no lo harán detenerse en su propósito de acabar con la corrupción, esa misma que ha asegurado ya terminó, ya acabó con ella, sin dejar de citar lo que obviamente considera como novedad, de que la crisis que enfrenta México es transitoria, todo con un gesto docto como si hubiera descubierto el secreto del agua hervida.

Sorprendente la ligereza con que el presidente describe la compleja situación actual del país en todos los ámbitos y sorprenden aún mas sus alocadas y pausadas elucubraciones con las que dice enfrentará el llamado un día después de mañana, plan que dará a conocer el próximo domingo en lo que pareciera la mayor amenaza que hemos sufrido los mexicanos a lo largo de nuestra historia.

Nueva estupidez presidencial

Más allá de sus simulados llamados a una tregua a “mis adversarios”, el tabasqueño ha profundizado su discurso clasista, de odio y de confrontación, privilegiando una ideología de difuso corte izquierdista, por sobre la salud pública y la economía del país y de los mexicanos, reservando a los pobres su aquiescencia para el bienestar y excluyendo de los beneficios de su gobierno a las mayoritaria clase medias, que como se sabe, es el motor de la economía social y principal generadora de empleo, así como factor fundamental en la adquisición de bienes de consumo.

Pues el reduccionismo idiota presidencial y su obtusa perspectiva sobre la realidad del país, lo llevó a rechazar de tajo cualquier apoyo de su administración para esas pequeñas y medianas empresas que dan el soporte a la manutención de esas clases medidas que en el espectro nacional representan el 95 por ciento de la generación del empleo de este país y que de ninguna manera fueron beneficiarios de ningún rescate financiero de parte del gobierno.

Incluso, las solicitudes de apoyo, de tiempo para enfrentar sus compromisos fiscales al ver paralizadas sus actividades y asumir solidariamente compromisos para pagar sus nóminas mientras sus empleados se quedan en casa, para nada implica rescate financiero alguno, sin que esto los salve de ser satanizados y ser objeto del linchamiento presidencial durante las mañaneras.

Si, sorprendente la ligereza y frivolidad de López al mostrarse relajado, festivo y locuaz al platicar sobre lo fácil que será la recuperación de la economía, cuando por unanimidad, los expertos y científicos en el estudio de pandemias, señalan que será hasta fines de este mes y principios de mayo cuando se manifieste toda la fuerza del coronavirus, o sea, prospecta vías de solución simplistas frente a lo que ni se imagina dejará el pico de los contagios.

El drama de Ecuador por la pandemia

En todo este entorno, resulta brutal el ver a un presidente que considera que en el cumplimiento de sus propósitos, esta tragedia ya en proceso le queda como anillo al dedo, en un contexto donde las mañaneras se han convertido en un escenario de la estupidez como cotidianidad.

Sabe en qué nicho esté ese sujeto, para no medir el alcance de sus palabras y desdeñar lo que ya tienen encima países cuyo sistema de salud lejos es más fuerte o era más fuerte que el de México y que sin embargo enfrentan mortandad histórica y sus economías se han derrumbado o que tampoco vea o se de por enterado de lo que ocurre en Ecuador, donde los muertos, quedan en las calles o son velados en banquetas, entre otros dramas y tragedias que vive el mundo.

No, él se mantiene chiroteando en giras insustanciales e irrelevantes, relajado como si nada ocurriera, recetando discursos de odio todos los días y alucinando soluciones fáciles.

Mientras por rumbos de Palacio Nacional se regodean de la tragedia, acá en Sonora ya el gobierno estatal se prepara para el citado día después de mañana, al darse a conocer las bases con los que quienes obtienen su sustento mediante el autoempleo, micro y pequeños empresarios, podrán acceder a apoyos económicos a tasa cero de interés y seis meses para iniciar los pagos, todo con el fin de que puedan reanudar actividades pasada la emergencia.

En Sonora sí hay apoyo para micro empresarios, pequeños negocios y autoempleo

Son diez mil, 25 mil y 50 mil pesos los montos de dicho apoyo, que si bien pareciera poco dinero o al menos insuficiente, algo es algo como colchón frente a la negativa del gobierno federal, lo cual habla muy bien de la gobernadora Claudia Pavlovich, consciente de la importancia de dar certidumbre a cientos de familias sonorenses que han puesto su capital para crear fuentes de trabajo y que por el momento están en riesgo de perderlo todo.

Por lo demás, como este reportero cumple con la disposición de todos quedarnos en casa, no tenemos la menor idea de cómo han respondido los hermosillenses a la cuarentena y al toque de queda, aunque reportes de acá y por allá indican que hay un numeroso segmento de capitalinos que le sigue valiendo progenitora esa elemental medida de seguridad para la salud de él, de su familia y de quienes son parte de su entorno.

Ojalá que esa irresponsabilidad no salga muy cara en término de vidas humanas, que a como están las cosas, no descarte usted que en un par de días las instancias de autoridad se vean en la necesidad de implementar acciones más drásticas de disuasión.

Mientras tanto, la diputada del MC, María Dolores del Río Sánchez se sumó de forma muy decidida a la propuesta, solicitud y exigencia, de su par del PAN, Alejandra López Noriega, para que el gobierno federal cierre cuanto antes los cruces fronterizos entre Sonora y Arizona, como elemental medida preventiva que evite se extienda en nuestra entidad el brote exponencial que se registra en Estados Unidos.

María Dolores del Río

Sabe qué esperan otros personajes de la política de estados vecinos de la frontera norte de México, cuando el rebote de la pandemia en el vecino país sin duda impactará a nuestro país.

Y este lunes comienza la semana santa, por lo que en un escenario distinto al de estos días, significara que a partir de este viernes arrancaría el asueto más ansiado del año y el masivo éxodo hacia destinos turísticos, pero que ahora nos deberemos conformar, si, en seguir en forzado asueto, pero sin salir de casa, que por nuestra parte, procuraremos mantenernos frente al teclado para dar seguimiento a las incidencias de este drama que le cayó como anillo al dedo al presidente.