Inicio Samuel Valenzuela La estrategia es integral

La estrategia es integral

80
0

Cruda realidad, pero resulta irrefutable que es preferible ver vacíos los centros de trabajo, oficinas, industrias, comercios, aulas y parques de diversión, que funerarias llenas y cementerios rebasados en su capacidad, así haya imbéciles que consideren que radicalizar medidas de cuarentena ante el CODIV-19, causará más daños en la economía que el mismo virus.

Es por eso, que a partir de dicha realidad irrefutable, desde hace alrededor de 10 días en Sonora se aplican diversas acciones de protección y de defensa al contagio del coronavirus, desde una perspectiva integral que inició con la suspensión de clases presenciales de todos los niveles; medidas de control y supervisión y vigilancia epidemiológica en los CERESOS, así como la limitación de la actividad gubernamental para dejar operando sólo a áreas esenciales y sustantivas.

El decreto emitido el miércoles por la gobernadora Claudia Pavlovich cierra la pinza de toda una estrategia que más allá del desarrollismo económico, privilegia la salud y la vida de la gente, para por lo pronto también suspender la actividad laboral y comercial por lo menos un mes, como la vía más idónea para que resulte manejable para el sector salud el índice de contagios y tener oportunidades mejores para salvar las vidas de quienes resulten enfermos.

No es cualquier cosa el mandar a sus casas a poco más de 600 mil niñas y niñas de preescolar y primaria que por su edad son los de mayor resguardo y requieren de atención directa de adultos y a ello se suman casi 183 mil secundarianos, así como estudiantes de educación media y superior, que como bien se dice, no están de vacaciones, sino restringida su movilidad en sus domicilios.

Víctor Guerrero González

Dicha medida que también incluye a la planta magisterial, ha sido complementada con programas de educación virtual a través de diversas plataformas tecnológicas que son accesibles en la empresa televisora Telemax y Radio Sonora, así como las que ofrece la misma Secretaría de Educación y Cultura para aminorar en buena medida la ausencia de horas aula.

Quizás esa área, después del sector salud, la educativa, es la que enfrenta los mayores retos ante la contingencia que nos tiene con el alma en un hilo, con la ventaja de que así como ocurre con el caso con el secretario de Salud Enrique Clausen, con Víctor Guerrero González el sector educativo de la entidad está en buenas manos y seguramente se diseñan estrategias complementarias bajo las actuales condiciones de cuarentena, así como para recuperar el tiempo perdido cuando todo regrese a la normalidad, porque vamos a regresar a la normalidad.

La gobernadora Pavlovich fue muy específica al instruir la suspensión de clases, no vacaciones adelantadas de semana santa, ya que a la luz de experiencias en otros países afectados por la pandemia, decidió sacar de los riesgos de contacto a la población escolar, que si bien los niños, se asegura, soportan muy bien los efectos del virus, son factores de contagio muy altos.

Cierto que debe ser sumamente difícil para padres y madres de familia tener a la prole todo el día, con el agregado de que él o ella o incluso ambos tengan obligaciones laborales o simplemente la necesidad de corretear la chuleta diaria, segmento muy importante en la sociedad sonorense y cuyas necesidades están incluidas en el decretó del miércoles.

David Anaya Cooley

También por rumbos de la Secretaría de Seguridad Pública, otra área de gobierno con labores esenciales en esta contingencia, se aplican para que además de cuidar la integridad sanitaria de su personal, tender un cerco sanitario para evitar contagios en la población penitenciaria de los distintos reclusorios de la entidad.

Con el apoyo del sector salud, la supervisión de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, el secretario David Anaya Cooley puso en marcha un programa de monitoreo permanente de visitantes y familiares a los reclusorios, así como de muestreos entre los internos, para cubrir así un flanco que por lo regular no es tomado en cuenta.

Hacemos estas menciones para poner en perspectiva el carácter integran de la estrategia emprendida por la gobernadora para proteger a los sonorenses que se extiende en lo inmediato a la colaboración y cooperación del sector patronal de la entidad, que si todos nos ponemos las pilas, el tiempo de crisis será menor así como sus efectos, tanto en la economía regional como en la salud pública.

Lo mejor de todo, es que por fin en el gobierno federal hubo realismo y se aceptó emprender acciones del tamaño de la peligrosidad de la pandemia, para con al menos 10 días de demora, sumarse a las distintas acciones de prevención y protección emprendidas por gobierno estatales y municipios.

Gerardo Álvarez Hernández

Por cierto, el galeno Gerardo Álvarez Hernández, director general de Promoción a la Salud y Prevención de Enfermedades de la Secretaría de Salud, por fin verá cumplida su más vehemente exigencia de caso todos los días: implementar medidas homogéneas de prevención y contención, esas que con la criminal negligencia y desdén de la Federación no se embonaban a las acciones estatales.

Es que vienen los días más difíciles si no es que ya los tenemos encima sólo que aún no nos hemos dado cuenta a partir de la escalada de casos y defunciones que se están registrando al otro lado de la frontera, ya que resulta sumamente dispar la tendencia del avance del virus en Sonora respecto a Arizona, cuando como se sabe, es intensa la interacción que los sonorenses tenemos con ese Estado y en general en toda la franja fronteriza México-Estados Unidos.

Cómo explicarnos que mientras en California, Arizona, Nuevo México y Texas se tengan registros de tres mil 800 casos; 508, 113, y mil 542, respectivamente, para un total de casi seis mil 300 contagios, con fatalidades que en conjunto ya superan el centenar, mientras que en los estados al sur de la frontera, esas cifras se mantengan al mínimo.

Sería legítimo sospechar que esa baja de casos de este lado se deba a que no se aplican pruebas de forma intensiva y más cuando fue el gobierno gringo el que determinó restricciones en los cruces fronterizos del lado mexicano, cuando la lógica debería ser a la inversa.

Causa probable de la diferenciada tendencia del CODIV-19 en México y Estados Unidos

Dicho panorama es abonado por la errática y negligente actuación del gobierno federal frente a la contingencia, que con el presidente Andrés Manuel López Obrador a la cabeza, está en el ojo del huracán de fuertes cuestionamientos a nivel mundial, esos que lo obligaron a paralizar de forma total la operación de su administración el pasado miércoles, luego de que durante varios días mantuvo una desdeñosa y provocadora conducta que iba en contra de elementales y básicas medidas para evitar contagios, invitando incluso a que la gente saliera a la calle como si nada pasara.

Mención aparte su simplismo repleto de lugares comunes y obviedades que manifestó en una reunión virtual con otros jefes de estado esta mañana de jueves, en donde insistió con sus personalísimas posiciones que para decirlo pronto, sólo es una reiteración de lo que todo mundo sabe y ha acatado desde hace semanas, pero que hasta ahora él se ha dado cuenta o tomado en cuenta.

Incluso, su inconsciencia y falta de sentido común se puso en evidencia en la mañanera de este jueves, cuando pachorrudamente alardeó que para el 20 de abril estaremos saliendo de la emergencia, estupidez que desmintió su mismo vasallo e incondicional Hugo López Gatell, quien al contrario, le reiteró que para esas fechas apenas estaremos entrando en la fase tres y el más riesgoso.

Pero lo malo es que ese funcionario insiste en aplicar criterios neoliberales en donde el interés por la economía está por encima del bienestar de la gente, ahora con el argumento de que en el contexto de desigualdad social y económica que se vive en México, impide aplicar medidas extremas en ese aislamiento social que pregona.

Hugo López Gatell

Bien al ponerse en marcha la Jornada Nacional de la Sana Distancia, con lo cual el gobierno de la 4T se homologa a decisiones que desde hace más de diez días tomaron estados y municipios del país, con la esperanza que tales medidas sean asumidas por el desparpajado presidente que tenemos, quien por lo que se sabe insiste en venir este sábado a San Luis Río Colorado a desparramar sus demagogias y a nutrir su insaciable ego.

Por su parte, el dirigente del PRI en el Estado, Ernesto de Lucas Hopkins se aventó la tercera edición de sus conferencias de prensa virtuales y por supuesto aprovechó para fustigar el silencio de partidos políticos ante su propuesta de que cedan el 80 por ciento de sus prerrogativas para hacer una bolsa que apoye en la subsanación de los efectos de la cuarentena en la economía sonorense.

Solicitó una reunión extraordinaria urgente del Instituto Estatal Electoral para que haga su parte en esa propuesta, cuestionando el que otras representaciones partidistas sólo se concreten a un activismo pueril en redes sociales, sin aportar absolutamente nada en favor de los sonorenses.

Extendió dicha propuesta a medidas que deban aplicar ayuntamientos en materia de suministro de agua potable, para que no haya cortes del servicio de agua potable y se exente el pago a usuarios con tarifa social; se prorrogue el pago de prediales, entre otras medidas de apoyo a sectores que resentirán en mayor medida los efectos de la pandemia y a las medidas preventivas en proceso.

Ernesto de Lucas Hopkins

Al gobierno federal se le solicita prórrogas en el pago de energía eléctrica y evitar cortes en el suministro, entre otras propuestas, reconociendo las medidas emprendidas por la gobernadora y los ayuntamientos en materia de prevención.

Excelentes los contrastes presentados donde López Gatell se muestra extrañado porque el Quédate en Casa no ha permeado, y la irresponsable convocatoria de su jefe para que la gente se mantenga en la calle y vaya a comer fuera, con la advertencia de que él es el único que tiene la prerrogativa para llamar a quedarse en casa.