Inicio Samuel Valenzuela Ratifican transparencia

Ratifican transparencia

37
0

En la columna del viernes pasado http://elportaldelagente.mx/transparencia-ante-todo/ hicimos un somero desglose sobre cómo en materia financiera y gasto, enfrenta el Gobierno de Sonora la emergencia para mitigar la expansión de la pandemia por el Covid-19.

En ese despacho consideramos importante que el Secretario de Hacienda, Raúl Navarro Gallegos, diera una terapia informativa a diputadas y diputados al Congreso del Estado, para que no anduvieran dando palos de ciego, con declaraciones sin ton ni son respecto a un tema del cual obvio ignoraban.

Y decimos “ignoraban” porque ya no es así, luego de la prolongada comparecencia virtual que sostuvo el Secretario de Finanzas, Raúl Navarro Gallegos con integrantes de la Comisión Especial Covid-19, en cuyo curso se dejaron atrás confusiones que incluso derivaron en rústicas campañas negras y manejos retorcidos con fines de golpeteo contra la administración de la gobernadora Claudia Pavlovich por agravios reales o imaginarios.

Muy participativa y relajada la plática con un funcionario estatal evidentemente esforzado al máximo para hacerse entender y responder de forma minuciosa las preguntas de Rosy Martínez, María Dolores del Río, Alejandra López Noriega, María Magdalena Uribe, Jesús Alonso Montes Piña, Lázaro Espinoza, Luis Mario Rivera, Francisco Javier Duarte, María Alicia Gaytán, Diana Plat entre otros.

Comparecencia virtual de Navarro Gallegos en comisión legislativa

Tal como lo habíamos comentado en los Entretelones del viernes, se confirma en lo general que el gasto de la Secretaría de Salud para salvar vidas y cuidar la salud de los sonorenses ante la pandemia del Coronavirus, no es con cargo a la deuda que por mil 300 millones de pesos cuya contratación autorizó el Congreso del Estado en diciembre pasado.

Queda claro además, que los 520 millones de pesos de ese crédito direccionados para el sector salud son exclusivamente para aplicarlos en infraestructura y equipamiento, especialmente para concluir el Nuevo Hospital de Especialidades, y dicho sea de paso, de dicho crédito aún no se ha gastado ni un cinco toda vez que a penas se ha concluido con la tramitología que obliga la Ley de Deuda Pública.

Tal como lo comentamos, todo el gasto hasta ahora para enfrentar los efectos del Covid-19 ha sido producto de ahorros y ajustes presupuestales en rubros no esenciales de la administración estatal y que se calcula una polla de alrededor de 680 millones de pesos, en lo que se incluyen recursos de la CECOP y dineros producto de la venta del Estadio Héctor Espino.

Con dichos recursos que hasta ayer se habían gastado alrededor de 300 millones de pesos, más el presupuesto aprobado para este año por el Congreso del Estado, la secretaría de Salud ha ejercido 950 millones de pesos durante la emergencia sanitaria y en términos generales la pandemia ha obligado a ampliaciones presupuestales por alrededor de mil 200 millones de pesos, incluidos esos 950 millones de pesos, para microcréditos, apoyos alimentarios, regreso a clases, saneamiento a inmuebles, y así.

María Dolores del Río

Con el apoyo a distancia del Tesorero General del Estado, Daniel Galindo Ruiz, fue prolijo en datos Navarro Gallegos y de forma evidente convenció a sus interlocutores, destacando en este ejercicio las participaciones de la diputada María Dolores del Río, quien junto a Francisco Javier Duarte o Rosy Martínez, fueron quienes mostraron mayor conocimiento del tema, en función de las preguntas que realizaron, quedando por demás claro, que el ejercicio financiero durante la emergencia, también se aplica con transparencia.

Como decíamos, en términos generales fue confirmado nuestro abordaje del viernes sobre ese tema, que dicho sea de paso no vayan a creer que fue producto de nuestra sapiencia, si no más bien de consultas en diversas fuentes, principalmente a la Plataforma para la Adquisición de Bienes, Insumos y Equipamiento para enfrentar la Contingencia del Covid-19https://salud.ecompra.mx/#/portal, así como expertos en estos menesteres cuya identidad nos reservamos.

A todo contestó Navarro Gallegos, incluso a la diputada María Alicia Gaytán quien inquirió sobre cuando los productores de trigo tendrán una respuesta del gobierno federal respecto a los precios de garantía, tema que ni al caso, pero que de todas formas pudo ser bordado por el funcionario.

En resumen, lo que gasta la Secretaría de Salud de Sonora para combatir la pandemia no es producto de dinero prestado; lo que gasta Salud para detener la expansión del Covid-19 se deriva de y ajustes presupuestales en la estructura del gobierno estatal; la proporción del crédito autorizado por el Congreso que corresponde a salud, se destinará a obras de infraestructura y equipamiento del nuevo Hospital de Especialidades en Hermosillo, del cual no se ha gastado ni un cinco y tan tan.

Daniel Galindo Ruiz

Por supuesto que la situación es crítica ante la escalada de muertes y contagios con un maldecido virus que no da tregua y tiene al punto del colapso al sector hospitalario público y privado y un personal sanitario que casi ya no se da abasto, por lo que más previsiones presupuestales deberán hacerse.

Los datos y cifras más a detalle al respecto se integrarán al informe trimestral de cuenta pública por ser entregado al congreso del Estado como resultado de las revisiones al gasto que realiza el Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización a cargo del mayor experto que conocemos en dichos menesteres, Jesús Ramón Moya Grijalva.

En el contexto de la comparecencia, nos llama la atención, que derivado de la contingencia sanitaria, el erario del Estado vaya dejar de recibir alrededor de 900 millones de pesos de ingresos propios y el compromiso del Estado de no cargarle la mano a los contribuyentes con notificaciones, auditorías ni requerimientos, así como sumarse al esfuerzo de la gobernadora Claudia Pavlovich para constituir fondos de apoyo a la reactivación económica.

Y todavía falta el seguro recorte de las participaciones federales que podrían superar los cinco mil millones de pesos, augurándose un semestre de penurias para las arcas estatales, que obligan a un mayor cuidado y selección del gasto, tal como lo ha venido haciendo la gobernadora a lo largo de su gestión y que ahora en esta emergencia cobra mayor importancia.

Jesús Ramón Moya 

Port cierto, excelente noticia nos acaban de dar: la gobernadora Pavlovich resultó negativa a la prueba Covid-19 a la que por protocolo sanitario se sometió hace unos días, luego que su secretario de Salud, Enrique Clausen diera positivo, así como otros integrantes de su gabinete. Muy bien, pero muy bien y qué mejor que dicho resultado se le haya notificado el mero día del cumpleaños de su mamá, la señorona y sonorense ilustre, Doña Alicia Arellano Tapia.

Y otro por cierto, debe haber niveles porque mientras la gobernadora conoció del resultado de la prueba Covid-19 luego de 6 días de aplicársela, en el caso de Andrés Manuel López Obrador el resultado negativo fue en pocas horas al verse obligado a cumplir ese requisito para poder volar a Washington a rendirle honores a Donald Trump.

Más que la rapidez del resultado de dicha prueba, de llamar la atención que el presidente haya decidido someterse a dicha medida sanitaria para garantizar que su presencia en Estados Unidos no significa riesgos de que vaya contagiar a alguna persona, los cuales obviamente no importan si son mexicanos los que pone en riesgo de infectarlos.

La gobernadora con su mamá Doña Alicia

Novedoso también el que por fin haya acatado la básica y elemental medida de protección de utilizar el cubre bocas, también para evitar contagiar en el extranjero, que en el caso de los mexicanos su vida y salud deben importar mucho menos o nada.

Y sí, a nosotros también nos vino a la memoria ese fenómeno tan común de mexicanos que contrario a sus costumbres en el país, al ir a Estados Unidos, respetan señales de tránsito, no tiran basura y respetan normas de convivencia, que en el caso de López Obrador, debió acatar reglas de la aerolínea que lo llevó a la capital gringa y se vio obligado a portar cubre bocas, cuyo uso siempre ha desdeñado, así como el gel antibacterial.

López con su aborrecido cubre boca

Pues Dios nos agarre confesados por los eventuales papelitos que se pudiera aventar el locuaz e incompetente presidente de México en la capital gringa, que por lo pronto en México dejó la víbora chillando al avalar la eliminación del casi total de equipos de cómputo en la Secretaría de Economía, con el argumento que los héroes que nos dieron patria no estuvieron esperando que les dieran computadoras como condición para pelear por la transformación de México.

De ese tamaño la estupidez de esos cuenta chiles, simuladores de austeridad y corruptos por los cuatro costados, cuando las nuevas tecnologías son esenciales para el desarrollo de los pueblos.