Un policía se dio cuenta que una familia de patitos caminaba por la acera con intención de cruzar la calle, pero tanto el ómnibus eléctrico, como los vehículos y la gente que por ahí pasaba, le hacían a estas aves correr un grave peligro al intentarlo sin ayuda.

El oficial se interpuso entre esta madre pato con sus crías, para que no avanzaran más.

 Luego, detuvo el tráfico para que esta familia animal pudiera cruzar con toda seguridad, mientras él caminaba a su lado para constatar que todo se desarrollara de la manera correcta.