El 16 de agosto de 1977 el mundo se estremeció con la muerte de Elvis Presley al sufrir un infarto a los 42 años. Ese día muchos fans se acercaron hasta su mansión Graceland para rendirle homenaje. Imagen que se ha vuelto a repetir 40 años después con una vigilia multitudinaria con gente de todas partes del mundo en su hogar en Memphis.