Pasada la polvareda que levantó el tema de la concesión del mantenimiento al alumbrado público en Hermosillo, lo que sigue es el trabajo para probar en los hechos que esa iniciativa realmente se traducirá en mejoras para la iluminación de la ciudad, que contribuya colateralmente a disminuir los índices de delincuencia.

Por lo pronto, ya se anunciaron las colonias donde comenzarán los trabajos de reconversión a tecnología LED y la ampliación de la red de alumbrado, siendo éstas: La Cholla, Los Arroyos, Villas del Real, Combate, San Luis, Los Olivos y Villas del Sur.

Como se ve, se trata de colonias populares donde además se registran cotidianamente hechos delictivos, señaladamente robos domiciliarios y a negocios, robo a transeúntes y demás. En tres meses comenzará el proceso de reconversión y entonces se podrán evaluar los primeros resultados de una mejor iluminación de la ciudad.

Donde sigue la oscurana es por rumbo de los detractores de esta iniciativa, señaladamente entre los líderes panistas que se llamaron robados en la votación que terminó aprobando la propuesta del alcalde en el Cabildo, aunque el voto que definió la aprobación vino de una regidora de su propio partido, Diana Karina Barrera, a quien hoy pretenden quemar con leña verde, acusándola de traición, si bien la señora expuso en un documento hecho público ese mismo día, los motivos que inspiraron su voto a favor, y esos motivos tienen que ver, dijo, con el compromiso adquirido con los hermosillenses en sus demandas de una ciudad más y mejor iluminada.

El asunto se puso serio por esas latitudes albiazules, al grado que algunas autoridades municipales hicieron responsable a los dirigentes panistas que anduvieron por el palacio el pasado lunes arengando a sus huestes a violentar las instalaciones y a lapidar a la regidora, de lo que pudiera ocurrirle a ésta.

Por el lado de Movimiento Ciudadano, mientras tanto, se prepara una controversia constitucional para tratar de revertir el acuerdo de Cabildo y echar atrás la concesión, un tema que el PAN también está estudiando, pero el que difícilmente empujarán juntos, toda vez que los seguidores de Lola del Río, la dirigente estatal del MC salieron de la sesión acusando a los panistas de traición.

Tampoco ellos, los Lolistas, se tragan el cuento de que los panistas no sabían el sentido del voto de su regidora, y más bien sospechan que hubo algún tipo de acuerdo privado para montar todo el teatro (que incluye gritería en palacio, zafarranchos, y declaraciones indignadas para abominar de su regidora).

Del lado de los activistas del No al gasolinazo hay desilusión y desconcierto, porque se sienten traicionados por todos, hasta por aquellos activistas del teclado que son bien fieras en las redes sociales, pero nunca se paran por las manifestaciones para apoyar sus causas.

Y del ‘Pueblo unido contra el gasolinazo’ no hay más que malos chistes, pues como se sabe, ni son pueblo, ni están unidos ni luchan contra el gasolinazo, sino que al parecer su lucha es ahora por lograr un amparo contra la demanda de los empleados del Congreso que quieren instalar una regadera en el auditorio, para que los manifestantes por lo menos se peguen un baño vaquero que aminore los efectos de la peste a ‘Pacuso’ con la que han inundado la planta baja del recinto legislativo.

La pérdida del rumbo de este grupo que atinadamente dirige (al abismo) Alfonso Cannan era obvia desde el principio, y según fuentes de primerísimo nivel, desde la semana pasada se acercaron con algunos diputados para pedirles que les ayudaran, ofreciéndoles una salida no tan vergonzante, que les permitiera levantar el ‘plantón’ con algo más que una pila de exhortos a cuanta autoridad estatal, municipal, federal, mundial e intergaláctica exista.

La respuesta de los legisladores fue lacónica: ellos no los metieron allí, ahora ellos solos deben salirse. Punto.

II

Con las prisas de la gira del lunes por la fronteriza ciudad de Nogales, ya no tuvimos tiempo de comentarles algunos temas que vale la pena consignar, como esa inversión de 10 millones de pesos en el Hospital General, que tenía años abandonado a su suerte, y que motivó a la gobernadora a comentar a sus cercanos que la acompañaban en el recorrido, que dicho nosocomio «está mejor que el de Hermosillo».

Lo cierto es que el hospital lucía impecable y equipado, por lo que el doctor Gilberto Ungson, secretario de Salud andaba con el pecho henchido de orgullo mostrando a la comitiva las nuevas áreas de neonatología con incubadoras, ventiladores y monitores; las rehabilitadas como terapia intensiva y pediatría, así como la de atención a mujeres embarazadas y hasta un albergue para las personas que en una ciudad como Nogales, es usual que vayan de paso.

Pero el dato que más llamó la atención fue no solamente los 10 millones invertidos, sino el trabajo voluntario del propio personal del hospital, que de manera voluntaria se ofreció para colaborar en la talacha de rehabilitación y remozamiento del edificio, algo que rara vez sucede y que según el doctor Ungson, obedece al buen ambiente laboral que se vive en la institución y la buena voluntad del personal.

Otro de los aspectos destacados tiene que ver con el trabajo que en lo político se viene haciendo en esa frontera, donde tradicionalmente la clase empresarial se atrinchera en diversos frentes partidistas, apoyando uno u otro proyecto político electoral. Esta vez, los más representativos líderes de la iniciativa privada coincidieron en la toma de protesta del Consejo Empresarial local, que eligió como presidente a Javier Freig, primo, para más señas, del secretario de Gobierno Miguel Ernesto Pompa Corella, a quien familiarmente aludió como El Potrillo.

Tanto la gobernadora como Javier Freig coincidieron en asumirse «aliados incondicionales» unos de la otra, para trabajar en conjunto por el progreso de Nogales, lo que envió una señal de unidad rumbo a lo que viene.

También nos puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx