Innecesario maltrato a la figura presidencial.

    186
    0

    Para los de a Pie. Innecesario maltrato a la figura presidencial. Por: Luis Fernando Oropeza

    No fue miel sobre hojuelas la visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador al estado de Sonora, visita que había anticipado desde hace varias semanas atrás para entablar el diálogo con las autoridades de la tribu Yaqui. El Presidente había adelantado que el diálogo sería abierto y con voluntad de su Gobierno, para ofrecer soluciones a las añejas demandas de los Yaquis, garantizarles justicia y comenzar a sacar de la marginación a las comunidades de la tribu.  

    La operación política de esta visita presidencial, le fue conferida al Secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, con dos asignaciones principales, primero, levantar el bloqueo a las vías generales de comunicación en territorio Yaqui y en segundo, concertar y generar las condiciones propicias con las autoridades tradicionales de la tribu, para garantizar que el diálogo con el Presidente fuera dentro de los estándares de la institucionalidad.  

    La visita del Presidente a Sonora vino en un contexto preelectoral, el año que entra los sonorenses saldremos a las urnas para elegir Gobernador del Estado, en Morena y la Cuarta Transformación, se reedita el ritual del tapado, ideado por el viejo sistema político mexicano. Alfonso Durazo es el hombre más perfilado para ocupar la candidatura del partido oficial, Morena, a la gubernatura.   

    A pesar de que muchos seguidores de Alfonso Durazo interpretaron prematuramente como el inminente destape de su gallo, en este espacio se advirtió lo complicado del encargo asignado por el Presidente de la Republica. Los hechos, así lo demostraron. 

    El político sonorense más cercano a los afectos presidenciales, como responsable y cabeza visible, pasó de lo sublime a lo ridículo, al acordarse el cese de los bloqueos, pero los Yaquis olvidaron lo acordado y retomaron las protestas en menos de dos días.  

    No hubo varita mágica para apaciguar a la Tribu Yaqui, con todo y eso, se permitió al Presidente realizar su gira por Sonora, después de inaugurar la presa Pilares en Álamos, el semblante de Andrés Manuel López Obrador en el segundo día de su gira,, se notó serio, tenso, por momentos adusto, obviamente no es un hombre ingenuo, con mucho terreno recorrido en la arena política, evidentemente se dio cuenta de la situación prevaleciente, los operadores políticos de la Presidencia de la Republica, desestimaron el escenario adverso y expusieron innecesariamente a la figura Presidencial.

    Con protestas de diversos grupos al exterior de las instalaciones del 60 Batallón de Infantería ubicado en Esperanza y con los Yaquis, estrangulando el libre tránsito de vehículos, mercancías y personas, por la carretera que comunica al sur del estado con el norte, el Presidente fue sacado por una puerta alterna de la instalación militar. En su traslado a Vícam, para el dialogo con la Tribu Yaqui, el convoy requirió tomar una ruta alterna, porque por la carretera era imposible hacerlo. ¿Y los cabilderos que tiene Presidencia de la Republica, que históricamente desactivan cualquier conflicto social que se presenta antes de una visita del Jefe del Estado mexicano a una entidad? Quién sabe. O no sirvieron, o no llegaron.   

    La molestia del Presidente se manifestó en la misma conferencia de prensa, revivió la candidatura de Ana Gabriela Guevara, la ex atleta sonorense agobiada por los múltiples señalamientos de corrupción en su contra, dejando a la principal figura política de la Cuarta Transformación en Sonora, Alfonso Durazo, en un papel secundario. Durazo, ni siquiera participó en la conferencia de prensa como Coordinador del Gabinete de Seguridad, fue el Almirante Secretario de Marina, Ojeda Durán quien expuso los datos de la inseguridad en Sonora. 

    La gira del Presidente Andrés Manuel López Obrador había trascurrido con tranquilidad, por Nayarit, por Sinaloa, fue aquí en Sonora donde la figura presidencial fue maltratada por los Yaquis, con esa dualidad de autoridades tradicionales respetuosas que estaban dialogando con el Presidente, mientras otro grupo de indígenas rebeldes, dejaban en entredicho la capacidad de autoridad del Jefe del Estado mexicano, al menos así se percibió.

    CUARTA TRANSFORMACIÓN ERRANTE 

    Pero como lo que sucede en Sonora está muy lejos de los reflectores de la prensa nacional y tiene poco realce político, las declaraciones filtradas a medios de comunicación, realizadas por el Secretarío de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Víctor Toledo en una video reunión con sus colaboradores, se fueron al centro de la polémica.  

    Víctor Toledo, señala que la Cuarta Transformación no tiene un objetivo claro y está llena de contradicciones, con fuertes divisiones al interior del Gabinete, eso no tiene nada de extraordinario.   

    Lo más grave de estas declaraciones que obviamente fueron hechas con la intención de que trascendieran, son las revelaciones de que hay negocios al amparo del poder, encabezadas por Alfonso Romo, Jefe de la Oficina de la Presidencia y al Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos. Un señalamiento que va directo a la línea de flotación del discurso anticorrupción que profesa la Cuarta Transformación y que debe de ser investigado. 

    Han sido tres los ex colaboradores del Presidente López Obrador que se han ido molestos y han expresado de frente a la opinión pública, sus inconformidades. Germán Martínez cuando dejó el IMSS, Carlos Urzúa al salir de la SHCP y el ingeniero Javier Jiménez Espriú cuando dejó la SCT hace un par de semanas. Amén de las graves acusaciones que realiza el Secretario de la SEMARNART, se me hace una ingratitud, de su parte el calibre de sus declaraciones y luego filtrarlas a la prensa. 

    Eso de tirar la piedra y luego esconder la mano, como que no cuadra, aunque razón no le falta en lo contradictoria del proyecto de la Cuarta Transformación.

    Otra prueba más de la improvisación y contradicción del Gobierno que pretende una Cuarta Transformación, ocurrió ahora en la Secretaría de Turismo, el portal Visit México, promocionó algunas ciudades del país en inglés, con una traducción bastante peculiar. 

    Al estado de Guerrero le pusieron “Warrior”, a Nuevo León como “New Lion”, a Puerto Progreso, en Yucatán, le pusieron “Progress”, al pueblo mágico de Villa del Carbón en el Estado de México le pusieron “Coal Village”.

    Esta peculiar traducción encendió las redes sociales que ya traen de bajada al Secretario de Turismo, Miguel Torruco, que ya no sabe a quién echarle la culpa. Le eficiencia en el Gobierno Federal dejó de ser exigencia. 

    RETAZOS INTERESANTES

    1.- Estafadores se llevaron al baile a algunos municipios del norte del Estado, que recibieron un supuesto oficio enviado desde una dirección de correo electrónico similar a la del Instituto Para Devolver al Pueblo lo Robado, en el que supuestamente se asignaría una importante cantidad de mercancía decomisada, a cambió de una fianza o depósito. Varios municipios cayeron en el garlito, averiguaron y se toparon con la sorpresa que no verificaron bien el correo de procedencia que no tiene la extensión.gob.mx 

    2.- Me aclaran que el Subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta Saucedo, no encabezó las negociaciones con la tribu Yaqui, para levantar el bloqueo a las vías generales de comunicación, tal como lo afirmé en la columna anterior, fue el Subsecretario de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos, Rabindranath Salazar quien encabezó las negociaciones que evidentemente no llegaron a buen término. 

    A mis amigos de Guaymas y Empalme, los invito a escuchar todos los martes y viernes, a partir de las 1 de la tarde, por Red 93.3 de FM, el programa SONORA EN RED que también se transmite por Facebook live.

    Podemos interactuar a través de mi cuenta de Twitter @feroropeza20  o en mi correo electrónico luiso@hmo.megared.net.mx