El artista israelí Shahak Shapira estaba harto del comportamiento irrespetuoso de los turistas que se toman selfies en el Memorial del Holocausto en Berlín.

Así que, en respuesta a esto, Shapira lanzó un proyecto de arte llamado “Yolocaust” en el que quita el fondo del monumento de las fotos de los turistas y lo reemplaza con los horrores de los campos de concentración con la esperanza de avergonzar a los turistas que olvidan el significado del Memorial.

 «Cerca de 10.000 personas al día visitan el Memorial a los judíos asesinados en Europa. Muchos de ellos toman fotos ridículas, saltan, patinan o andan en bicicleta entre las 2,711 losas de cemento de la gran estructura de 19,000 m²», escribió Shapira.

“El significado exacto y el papel del Memorial del Holocausto son controvertidos. Para muchos, las estelas grises simbolizan las lápidas de los 6 millones de judíos asesinados y enterrados en fosas comunes, o la ceniza gris de los que fueron quemados en los campos de la muerte».

Un mensaje directo para los que necesitaron un recordatorio del verdadero valor de este templo. Al momento, Shapira ha retirado las fotos de todos de su web pues el fin ha sido cumplido. Los personajes en esta foto se han disculpado.