A fin de cuentas el alza a las gasolinas perpetrada por el gobierno federal se convirtió en la inédita plataforma para añejos y desprestigiados «líderes sociales», que en definitiva se apropiaron de lo que en principio pretendió ser un movimiento ciudadano.

Oscar el pollo Medina, David Guadalupe Valenzuela, Daniel Corvera y otros por el estilo, deberán ser premiados por Los Pinos, ya que realizaron la invaluable labor de arrebatar la conducción de las protestas y convertir el «No al gasolinazo» en una capirotada donde el interés ciudadano es sustituido por intereses de facciones, cuyas exigencias nunca han encontrado eco al menos en Sonora.

Ya lo habíamos advertido y se confirma este martes, cuando la directiva del Congreso del Estado encabezada por la diputada Brenda Jaime Montoya sostuvo otra reunión con la representación de ese grupo, en donde de nueva cuenta se dio respuesta a cada uno de las 30 peticiones, casi todas fuera de la esfera de las facultades de la legislatura local.

Brenda Jaime Montoya

Esto ya es una vacilada, aunque hay que reconocer como buena noticia que no vimos por ningún lado a algunos orates que la han tomado en contra de los medios de comunicación, lo cual al menos generó un ambiente de distensión, aunque ahora las broncas fueron entre los presuntos representantes, disputándose el uso de la voz, con reclamos entre sí y saliendo con verdaderas jaladas, para en conjunto no ofrecer un retrato de lo que verdaderamente es un movimiento ciudadano.

Luego de dos horas de estéril alegata, aceptaron la calendarización propuesta por la legislatura para dar respuesta a los puntos que ya habían dado respuesta por escrito, pero como se trata de perder el tiempo, anunciaron la instalación de mesas de trabajo para ver los de la exigencia de la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto; reinstalación de maestros despedidos por negarse a ser evaluados; cumplimiento a los acuerdos de San Andrés Larrainzar; reducción de sueldos a diputados y senadores; incremento al salario mínimo; no al alza del agua en Hermosillo, y así.

Tenemos la impresión de que por alguna razón en ese movimiento no al gasolinazo hubo repliegue de del PAN que en buena medida impulsó las movilizaciones hasta hace una semana y que ahora los que las mandan cantar son los de MORENA y la CNTE.

Pudiera ser que en el caso de los panistas se debe a que andan muy ocupados reorganizando defensas jurídicas para varios connotados de sus militantes a quienes la Procuraduría General de la República; la Fiscalía Anticorrupción de Sonora y la Policía Estatal Investigadora trae de la cola, además que eso del No al gasolinazo no les va y más bien lucen como cínicos al ser corresponsables de ese incremento.

Agustín Rodríguez

Y en efecto, debe ser preocupante para las huestes de Damián Zepeda en Sonora el que un día sí y el otro también, haya acciones judiciales en contra de las trapacerías y marranadas perpetradas durante el gobierno de Guillermo Padrés y que les acerca la lumbre a cuadros muy importantes en ese partido.

Ya ven que este martes se dio a conocer la detención de las exagentes de la Policía Estatal de Seguridad Pública, Alma Rosa Molina y María Teresa Linson, a quienes Agustín Rodríguez y Ernesto Fernando Fernández Portillo, ordenaron torturar a Gisela Peraza Villa, para que se autoincriminara como autora del robo de gran suma de dinero y joyas en la Casa de Gobierno.

Sin duda el abogado Juan Antonio Ortega García es un perro de presa –Dicho con el mayor respetoÔÇöque da un paso sustantivo en el propósito de procurar la justicia que merece su representada y que pudiera ser ese plus que requería esa indagatoria para llegar con los autores intelectuales de los abusos y atropellos en contra de esa indefensa mujer.

Gisella Peraza

Porque nos imaginamos que las exagentes estatales detenidas no aceptarán cargar solas con la responsabilidad de las torturas en contra de la detenida y seguramente procurarán derivar culpas a quienes les instruyeron, sin descartar que involucren en ese mandato al mismo exgobernador y a su esposa Iveth Dagnino, quienes como sea, estuvieron enterados de esos detalles de la indagatoria, incluidas las torturas contra su empleada doméstica.

Por lo pronto, las detenidas están internadas en el Cereso 1 en Hermosillo y sin derecho a fianza y paradójico, porque en ese mismo lugar recibieron a Gisella por allá a mediados del 2011 para aplicarle diversas técnicas violatorias a los derechos humanos con el fin de hacerla confesar un delito que no había cometido.

A fin de cuentas, como bien se sabe esta joven mujer obtuvo su libertad en junio del 2015 y ahora lo que sigue es que la ley se aplique en contra de quienes la hicieron pasar por ese calvario.
Por cierto, que distinto el caso del abogado Ortega García y Gabriel Alvarado, abogado de uno de los grupos de víctimas de la tragedia en la guardería ABC, el primero con una representación digna y el segundo instrumento político de inagotable voracidad financiera, quien ratifica su condición de zopilote que lucra con el dolor humano, sin faltar esas otras auras que desde medios de comunicación se asocian con ese sujeto para lo mismo. En unos días tendremos completo un trabajo que pinta de cuerpo entero a ese repelente licenciado.

Juan Antonio Ortega

A propósito de derechos humanos, excelente saldo reportan de la reunión sostenida por la gobernadora Claudia Pavlovich con el Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, en el marco de los propósitos porque el nuevo modelo de impartición de justicia se respeten los derechos humanos.

Celebrada en la sede de la CNDH, en la reunión estuvo presente la Doctora María de los Ángeles Fromow, Secretaria Técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal, cuyos avances en Sonora se analizaron, coincidiendo en la necesidad de fortalecer a las instituciones que protejan los derechos, trabajar conjuntamente para garantizar los derechos humanos de la ciudadanía, atender las presuntas violaciones a sus derechos; y conocer y realizar las investigaciones pertinentes en torno a las quejas que se reciban.

Y no, tal como nos lo habíamos imaginado, en esa reunión no asistió y no estuvo ni invitado el cuestionado presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Sonora, Raúl Arturo Ramírez, quien sabrá qué está esperando para irse de forma voluntaria de ese cargo antes que lo saquen con un patadón en donde la espalda pierde su casto nombre.

Faustino Félix Chávez

Mientras tanto, nuestro estado casi incapacitado por la fuerte gripe que nos afecta desde el sábado pasado, evitó que cubriéramos el evento donde la dirección de Seguridad Pública de Hermosillo recibió 50 camionetas y 30 motocicletas, para de esa forma ya disponer de casi 170 unidades nuevas luego que la administración del alcalde Manuel Ignacio Acosta, recibió una corporación con sólo 20 patrullas.

Muy informativa la intervención del titular de Seguridad Pública, Adolfo García Morales al describir y detallar los resultados del trabajo coordinado entre instancias de gobierno para enfrentar la inseguridad en el municipio capitalino y en otras urbes de la entidad en donde también se advierten avances sustanciales en ese rubro, destacando Cajeme en donde el alcalde Faustino Félix Chávez también tiene muy buenas cosas que informar al respecto.