Un oficial de la ciudad de Stockton California en Estados Unidos al ver a un niño autista con dificultades para escuchar e cual estaba en calidad de desaparecido, se acercó a auxiliarlo.

Dándole papel y lápiz para que este se pusiera a dibujar, a través de esta forma de comunicación el oficial pudo localizar a uno de sus familiares quienes lo buscaban y el niño fue devuelto a salvo.